Papá emprendedor: ¿cómo ser buen padre y emprendedor a la vez?
Por: Sathya Toro
Viernes 7 de junio de 2019

Papá emprendedor: ¿cómo ser buen padre y emprendedor a la vez?

Ser emprendedor no debe quitarte tiempo para ser un buen padre. En el amor que sientes por tus hijos debes encontrar la motivación para emprender un gran negocio, que quién sabe si algún día lo continuarán ellos.

Es tu legado, porque una cosa viene con la otra. En el mundo empresarial existen grandes emprendedores que han demostrado cumplir con sus roles de papá, como Bill Gates, Richard Brandson, Mark Zuckerberg, Steve Jobs y hasta el mismo Marcus Dantus.

En vez de ver la paternidad como un obstáculo, empieza a verla como una actividad que te podría enseñar a administrar tu negocio.

Aprende a establecer prioridades: Tanto en tu rol de padre como de emprendedor, debes dar prioridad a tareas. Mediante la paternidad aprendes a notar los detalles, poner orden y controlar a tus hijos.

Ten paciencia: En el ámbito laboral es sencillo perder la calma, al igual que en la paternidad. Tus hijos te enseñarán a mantener tu paz aún y cuando hayan hecho algo indebido.

Deja de lado el egoísmo: Como empresario no solo debes preocuparte por tus intereses, sino por los de tus socios y el personal. Quienes sean buenos padres saben muy bien que no pueden pensar todo el tiempo en ellos mismos.

¿Cómo ser un buen papá y emprendedor?

No es sencillo, pero mencionaremos algunas formas en las que puedes organizar mejor tu vida:

Calidad vale más que cantidad

Separa tu vida profesional de la familiar. Aprovecha al máximo el tiempo dedicado para cada una; enfócate al 100% para que ese tiempo sea productivo ya sea con tu familia o con tu proyecto.

Establece horarios, ten previstos tus días libres, programa tus vacaciones y comunícalo con tus socios con anticipación.

Identifica cuándo no es momento de trabajar

No cometas el error de desviar el tiempo que le estás dedicando a tus hijos con temas relacionados al trabajo. Al menos de que sea una emergencia muy inusual que pueda poner en riesgo tu proyecto, no le quites la atención a tus hijos en el momento en que ya estás con ellos.

Que tus socios no interfieran

Muchas veces son tus socios quienes absorben tu tiempo y te alejan de tus hijos. No lo permitas. Procura trabajar con personas que respeten tu tiempo personal.

Que alguien más se encargue

Seguramente pensarás que debes encargarte tú para que las cosas salgan bien. Si tienes algún pendiente y te encuentras en un momento familiar, delégale la tarea a alguien que pueda hacerlo.

Enséñale a tus hijos a qué te dedicas

Muéstrales de qué trata tu proyecto, qué quieres lograr, cómo quieres ayudar a la gente. Quizás no lo entiendan por completo, pero si encuentras una forma divertida de explicárselos, sentirán empatía por lo que haces.

Tu negocio es el medio, no el fin

Siempre debes tener presente que el objetivo final de que tu negocio triunfe es que tengas dinero para disfrutarlo y vivir feliz con tu familia, especialmente con tus hijos. Recuerda que ellos son el fin, tu trabajo solo es el medio.


Top