Innovación en salud: el potencial disruptivo de las startups
No es casual que 10 de las empresas tech más grandes del planeta, como Amazon, Google, Microsoft, Tencent, Intel, Samsung, Cisco, Facebook, Comcast y Alibaba ya invierten en startups health tech
Miércoles 26 de octubre de 2022

El futuro llegó hace rato...y es porque hace tiempo que comenzamos a escribirlo. Lo que apenas unas décadas atrás veíamos como película de ciencia ficción, hoy es parte de nuestra vida cotidiana. Innovación y tecnología son una amalgama que puede, a la vez, poner al mundo de cabeza o ser un salvoconducto a un mañana muy prometedor. Y es hacia él al que debemos dirigirnos. ¿Cómo? Potenciando, conectando y acelerando a los agentes del cambio.


En el terreno de la salud, la digitalización está calando cada vez más hondo y lo hace con resultados extraordinarios. Eso sí, el salto que propone es tan vertiginoso como desafiante.


En el escenario actual, entran en juego múltiples factores: el creciente riesgo de pandemias, la mayor expectativa de vida, el incremento de los costos de los servicios de salud y la mala experiencias de los pacientes con el sistema en general, que se suma a que en Latinoamérica más del 30% de la población, de acuerdo con cifras de la Organización Panamericana de la Salud; tiene dificultades de acceso a la salud.


Por otro lado, se avizoran caminos para sortear o hacer frente a un entorno tan complejo: teleasistencia, genómica, avances en la identificación y tratamiento de enfermedades raras, realidad virtual y aumentada, inteligencia artificial, machine learning, internet de las cosas, y hasta blockchain. Y aquí lo más interesante no sólo es su implementación disruptiva, sino interdisciplinaria, como puede ser un cruce entre genómica y machine learning.


Sobre estos dos últimos pilares se erige aiGEN, cuya misión es ayudar a que los diagnósticos y tratamientos se adapten a las variaciones genéticas de cada persona. ¿Cómo lo logran? Para que las terapias génicas transformen verdaderamente la medicina de precisión, las bases de datos y los repositorios mundiales necesitan datos que representen adecuadamente la vasta diversidad genética de la humanidad.


Sólo de esa manera se podrá pensar un futuro con equidad genómica, que democratice el acceso a la medicina de precisión en América Latina y otras poblaciones desfavorecidas; y que permita, además, idear alternativas que cambien la vida de los pacientes con enfermedades graves.


En esa misma línea, más allá de dejar muy en claro que no está nada dicho, la pandemia demostró la importancia del acceso a la información, la investigación y la tecnología, para, trabajo colaborativo, acorralar a la Covid-19.


En paralelo, ayudó, a través de la adopción forzada de ciertas herramientas, como la telemedicina, a potenciar una revolución en salud que pasó de 10 a 100 en pocos meses. El tablero de juego ya es conocido, ahora resta ponerse manos a la obra para traccionar el desarrollo, adopción e implementación de innovaciones.


Argentina en particular, y Latinoamérica en general, tienen la oportunidad de desplegar sus fichas y jugar un rol protagónico a través de startups que combinan un altísimo nivel de talento con nuevos avances que permiten una transformación exponencial.


Habida cuenta del potencial, la inversión de venture capital en startups de salud en la región se disparó. Acorde a un relevamiento de Pitchbook, en 2019, fue de US$ 16 millones, monto que se quintuplicó al año siguiente, alcanzando un total de US$ 99 millones, con un crucial aporte del sector privado. Según StartUp Health Insights, a nivel global, en el primer semestre de 2021 se invirtió la cifra récord de US$ 20.000.


Para el caso albiceleste, de los US$ 9,8 millones apostados en capital semilla, el 6% corresponde a la vertical health tech.


En AvantLab buscamos identificar aquellas empresas emergentes que hayan desarrollado propuestas disruptivas en salud y que cuenten con equipos emprendedores de alto talento y potencial, para ayudarlos a acelerar la transición hacia el crecimiento internacional.


Desde nuestra perspectiva, en este campo, las principales tendencias que piden pista (y otras ya han aterrizado exitosamente) son aquellas que han creado soluciones innovadoras a alguno de los problemas globales. Un claro ejemplo es el de aiGEN.


En la región, los principales retos que enfrentan los founders se relacionan con: el acceso a opciones de financiación, entender las regulaciones de cada país (o lidiar con la ausencia de normativas), el acercamiento a diversas culturas y costumbres y el abordaje de modelos de negocio complejos (los pacientes consumen los servicios de salud, pero quienes pagan son los financiadores).


Lejos de desmotivarse, este tipo de empresas no pierden de vista sus objetivos y el significativo aporte que pueden hacer, en especial, trabajando sobre dos ejes clave.


En relación con los pacientes: personalización de la salud, prevención, diagnóstico y tratamiento; simplificar y democratizar el acceso al sistema, mejorar la experiencia de los pacientes y reducir los tiempos de atención y tratamiento; garantizarles mayor calidad de vida ante enfermedades crónicas y mejorar el bienestar en general.


Y con los demás players del mercado: reducción de costos de diagnóstico y tratamiento (que se trasladaría a los usuarios), implementación de la historia clínica electrónica personal e interoperable, eficientizar la gestión de la salud de prestadores y financiadores, reducir el time to market de nuevos procedimientos.


La industria no muestra indicios de detenerse y, tal como indican estimaciones de la Global Health & Pharma Magazine, la industria alcanzará este año un valor de US$ 10 billones. No por nada 10 de las empresas tech más grandes del planeta, como Amazon, Google, Microsoft, Tencent, Intel, Samsung, Cisco, Facebook, Comcast y Alibaba ya invierten en startups health tech.


El sector está dando un giro sin precedentes y la buena noticia es que a través de la innovación basada en nuevas tecnologías tenemos la posibilidad de actuar como catalizadores del cambio. Nuestro rol es ir removiendo algunos de los obstáculos en sus travesías, a la vez que les acercamos experiencia, soluciones y network para alcanzar más rápido sus objetivos.


Un caso de éxito es el de Microgénesis, una startup de nuestro portfolio especializada en fertilidad de la mujer. A nivel global, la infertilidad afecta a más de 180 millones de personas y es un problema que avanza a medida que las mujeres postergan la decisión de maternidad. Los tratamientos suelen ser costosos, además de invasivos y con resultados inciertos.


Las fundadoras, dos científicas del Conicet, identificaron que 8 de cada 10 mujeres infértiles tienen afecciones inflamatorias que afectan los resultados reproductivos. A partir de ese descubrimiento, desarrollaron una tecnología que identifica los desequilibrios del microbioma intestinal que inciden en la posibilidad de concebir, eliminando los microorganismos que faltan y que crecen en exceso.


A partir de ello, diseñaron tratamientos libres de medicamentos, con logros destacables: restauraron la fertilidad de las mujeres en 90 días y aumentaron las tasas de embarazo del 26% al 75% en casi 300 pacientes infértiles. Gracias a Microgénesis, hoy muchas más mujeres tienen acceso a la posibilidad de quedar embarazadas y, sobre todo, de hacerlo a un costo menor, sea para las familias como para los financiadores de salud.


Estas startups no prometen revolucionar al mundo, ya lo están haciendo. Han forjado los cimientos de un nuevo paradigma que crece a pasos agigantados hacia una medicina que, sostenida en la digitalización, big data, IoT y genómica, entre otros avances, se torna cada vez más democrática y se orienta a brindar soluciones de alcance global, pero enfocadas en la personalización, para dar respuestas a la medida de cada persona.


Desde AvantLab abrieron la convocatoria 2022/2023 para financiar iniciativas que puedan ofrecer soluciones de escala y convertirse en el primer unicornio health-tech de la región. Como la primera aceleradora Early Stage Venture de América Latina especializada en Salud Digital, seleccionará diez startups health-tech para acompañarlas en el desarrollo del negocio a nivel local e internacional.


FUENTE:eleconomista.com.ar

Top