Kettle, la startup californiana que pretende predecir los incendios... pero no para evitarlos
Kettle nació en 2020, y en el mismo año probó su elevada precisión
La startup se centra en la cobertura de compañías aseguradoras
En Kettle creen que los altos precios de los seguros tienen parte positiva
Miércoles 23 de noviembre de 2022

Ocho de los diez mayores incendios en la historia de California han tenido lugar en los últimos cinco años, y todos ellos han sucedido en el siglo XXI, de acuerdo con Reuters. El hecho de poder predecir dónde tendrán lugar los siguientes grandes desastres naturales podría ayudar a miles de personas a prepararse con antelación, e incluso prevenirlos.


Kettle es una startup que comenzó a funcionar a comienzos de 2020 en San Francisco, California. Desde la misma se asegura que la información que obtiene es compartida con bomberos, empresas de servicios públicos, agencias gubernamentales y el Servicio Forestal de Estados Unidos.


Sin embargo, la principal motivación de esta compañía puede resultar sorprendente. Kettle utiliza su modelo de predicción pensando en el reaseguro, esto es, en proveer de cobertura a las empresas de seguros, dejando la prevención de los incendios en segundo plano.


Un objetivo único


"No podemos centrarnos exclusivamente en mitigar el cambio climático, intentando prevenir esta progresión continua", explica a CNBC Make It Nathaniel Manning, cofundador y jefe de operaciones de Kettle. "También debemos invertir con fuerza en amortiguar a la sociedad, y los seguros tienen un rol fundamental".

No es la única startup que se basa en Inteligencia Artificial para desarrollar modelos de predicción de incendios. Otras como Cape Analytics o Zesty.AI también presumen de contar con modelos de precisión similar a Kettle. Lo que hace única a esta startup, de acuerdo con Manning, es poner el foco de atención en reaseguros, en vez de vender su software directamente a alguna compañía aseguradora.


Así, estas son las formas (y el porqué) en las que Kettle pretende lograr que su modelo de predicción ayude a la gente.


El elevado riesgo de vivir en California


De acuerdo con el Departamento de Seguros de California, solo en 2019 se decidió no renovar más de 235.000 pólizas de propietarios, debido a que este tipo de compañías consideran que este Estado cuenta con elevados riesgos. El ingeniero de software de Kettle, Noam Rosenthal, explica que las compañías de seguros no pueden diferenciar adecuadamente las zonas de alto riesgo de las de bajo riesgo, lo que en buena parte eleva el precio de los seguros de los hogares.

Por su parte, Mannings añade que la mayoría de estas empresas utilizan una técnica de hace décadas, que se basa en datos históricos, para predecir los incendios. Por tanto añade que: "El futuro no se puede predecir a través del pasado porque el cambio climático está constantemente cambiando las cosas".


Su modelo de predicción utiliza 130 terabytes de datos para crear alrededor de 2,25 millones de simulaciones de lugares en los que podría encenderse y expandirse un incendio en California. El objetivo último del modelo es poder decir, de una propiedad, cuál es la probabilidad de que arda por un incendio en un período de 12 meses. Catorce de los mayores incendios de California, acaecidos en 2020, nacieron en áreas geográficas que el modelo de Kettle situó dentro del 20% con mayor riesgo.


La utilidad de Kettle


Si bien es cierto que el modelo de la startup parece movido simplemente para capitalizar una tecnología con el potencial de salvar vidas, la cosa es que si las aseguradoras no pueden predecir los riesgos con precisión, entonces podrían terminar debiendo a los dueños de las propiedades más dinero del que podrían pagar. Es la reflexión de la directora de comunicación estratégica del Instituto de Información de Seguros, Janet Ruiz.

Por lo tanto, las compañías reaseguradoras como Kettle benefician a las grandes aseguradoras, y a su vez permiten que todo el mundo pueda obtener el dinero en caso de desastres naturales. De acuerdo con Manning, Kettle ha ayudado al menos a algunas personas en zonas de bajo riesgo a pagar primas más bajas.


Aunque nadie quiera pagar más por sus seguros, el mismo comenta que los costes más elevados podrían incentivar a la gente a dejar de construir o adquirir propiedades en áreas de riesgo elevado. Incluso podría propiciar que los dueños de los hogares "fortaleciesen" sus hogares. De hecho, un estudio de la Asociación Nacional de Seguros realizado en 2020 muestra que estos procedimientos podrían disminuir el riesgo de incendio en un 75%.


FUENTE:   https://www.eleconomista.es/

Top