La salud mental de los emprendedores, un problema aún sin resolver
"Hubo momentos en los que, mientras más crecía mi empresa, más vacío me sentía". ¿Ya podemos hablar de la salud mental de los emprendedores?
Viernes 4 de noviembre de 2022

La Universidad de Berkeley realizó un estudio en el que encontró que 72% de las startups reportan problemas de salud mental de los emprendedores fundadores. Lo sorprendente de esta cifra, no solo es el gran porcentaje de startuperos afectados, sino lo poco que se habla de este problema. Vivimos en un ecosistema que considera “normal” esta estadística. Peor aún, no queremos ser conscientes del mismo.


¿Salud mental de los emprendedores?


Como fundador de una startup, por muchos años consideré que si trabajaba más horas, sería un mejor emprendedor. Que mi emprendimiento era más importante que cualquier relación en mi vida, incluso conmigo mismo.

No me malinterpreten, emprendedores, hay épocas en las que nos toca trabajar de lunes a lunes sin parar.

Somos seres orientados a la acción y el tiempo que tenemos para llegar al Product Market Fit muchas veces depende del runway que tenemos.

El gran problema está en creer que esto es lo normal, que siempre tenemos que estar en modo guerra, que siempre la empresa va a ser más importante que nosotros mismos.


Hubo momentos en los que, mientras más crecía mi empresa, más vacío me sentía. Creía que con el siguiente cliente, la siguiente gran contratación o la siguiente ronda de capital todo mejoraría, pero no fue así.


Durante las épocas en las que yo estaba desconectado conmigo mismo, también lo estaba con mi equipo de trabajo, y por ende de mis clientes. ¿Resultado? El ambiente de trabajo era muy hostil, el turnover del equipo era alto y, esto luego se trasladó a un incremento del churn rate de clientes. Si para el líder no es importante que las personas del equipo estén bien, ¿por qué sería importante para el equipo que los clientes estén bien? Seguramente por cuidar su trabajo, pero esta es una motivación cortoplacista


Soluciones internas, no milagros externos


La solución no viene de afuera, viene de adentro. Me tomó varios años, y duras lecciones entenderlo. Mi primer acercamiento con el mundo del coaching y conciencia sobre mí mismo lo tuve gracias a Wayra, el hub de innovación corporativo de Telefónica Movistar. Ellos fueron de nuestros primeros inversionistas y, en una gran iniciativa, nos regalaron horas con un coach de negocio, Francisco de Cárdenas, quien no solo me ayudó como emprendedor, sino como líder y ser humano. Sin su aporte, hoy mi empresa no estaría donde está.


Hoy soy consciente de que, si tú estás bien como líder, puedes crear un equipo de trabajo saludable. Si la organización es sólida, pueden brindar productos y servicios de calidad de forma sostenida a los clientes. Si los clientes están felices, entonces la empresa crecerá. Si la empresa crece, los inversionistas recibirán el retorno esperado.


Este es el sentido correcto de la ecuación, no al revés como creí por muchos años: “Cuando crezca mi empresa, entonces me sentiré mejor”.


El objetivo de este texto es generar conciencia sobre este problema en el ecosistema, y resaltar que hay soluciones inmediatas que podemos tomar:


Aceleradoras e inversionistas: Inviertan en coaches para sus fundadores. Es una de las mejores formas de ayudar a su portafolio.


Emprendedor: Invierte tiempo en ti, habla de estos temas con tu equipo, busca un coach. Si tú no estás bien, tu empresa no lo estará a largo plazo. Es posible crear algo grande y disfrutar del camino.


FUENTE:   https://emprendedor.com/

Top