México y el creciente sector de las fintech
Las Fintech cobrarán cada vez más protagonismo en el sector financiero y ante esta situación, la banca sólo tiene la opción de adaptarse.
Martes 13 de septiembre de 2022

Si tiramos el tiempo atrás, la Banca era unas de las instituciones más fuertes de la economía en cualquier parte del mundo. Actualmente son entidades aún muy sólidas, pero en este siglo han aparecido imprevistos que están impactando negativamente en su cuenta de resultados. Entre los más importantes destacan que:


Las autoridades aumentan fuertemente la regulación en favor de la seguridad los clientes, imponiendo procesos y controles con una alta exigencia, lo que afecta directamente los beneficios de la Banca.


Las grandes empresas que dominan las cotizaciones bursátiles empiezan a desarrollar el negocio financiero con sus clientes de forma cada vez más seria. Por ejemplo, bigtechs como Apple, Google, Amazon, Microsoft y Alibaba, están implementando herramientas propias para realizar transacciones como pagos, depósitos, ahorro y hasta créditos.


Las Fintech son capaces de diseñar apps con las que, en pocos clicks, consigues contratar servicios y productos que en la Banca tardarías horas. Y, además, a un coste mucho más reducido.


La Banca tiene dos opciones: o se adapta al nuevo mundo, o se adapta al nuevo mundo. Si bien deberá cumplir con lo que dictan los reguladores para seguir dando seguridad y confianza a sus clientes, puede hacer alianzas con las grandes empresas digitales, ya que éstas tienen dos potentes ventajas:


Mucha liquidez. Apple tiene un capital de mercado de 2.7 billones de dólares (bdd), mientras que Microsoft se cotiza en 1.9 bdd, Alphabet (matriz de Google) vale 1.4 bdd y Amazon en 1.3 bdd, según datos del índice Nasdaq. Es decir, que cualquiera podría comprar varios bancos grandes.


Un sistema de CRM (gestión de relación con clientes) altamente optimizado. Esto les permite conocer y predecir las necesidades de sus clientes en cada momento, y reaccionar de forma rápida y eficiente.


¿Y si unen fuerzas?


Entre la banca y las bigtech se han producido algunos acuerdos, pero muy discretos. Realmente aún no se ve mucha voluntad de los gigantes emperadores digitales, que parecen todavía dormidos en el terreno financiero. Seguramente no será por mucho tiempo, y cuando despierten de verdad, ya no habrá join venture que los pare, pudiendo devorar un pastel más grande para saciar su hambre hibernada.

De hecho, algunas Fintech ya han comprado instituciones financieras reguladas. En 2021, la mexicana Credijusto adquirió el banco Finterra; ahora es Banco Covalto y cotizará en Nasdaq para 2023. La argentinaUalá compró Wilobank en su país y ABC Capital en México, mientras que la startup chilena Fintual adquirió la corredora mexicana Invermérica. En mayo de 2022, la Fintech mexicana Flink compró Vifaru Casa de Bolsa, y el unicornio brasileño Creditas ya posee la licencia de Andbank en Brasil.


En cambio, si la Banca realiza alianzas estratégicas con las Fintech podrían:


Comprar aquellas que le drenan negocio antes que se vuelvan muy caras, integrarlas en su balance e ir adquiriendo conocimiento.


Crear un venture capital in-house, para tener un vivero de talento que genere sus propias fintechs a la medida.


Crece la popularidad de las Fintech entre los usuarios


Las Fintech están creciendo mucho más en mercados no tan maduros ni eficientes, como los emergentes, pues les permite llegar a grupos de población desatendidos por los bancos.

Estas empresas han entrado en todos los segmentos de la cadena de valor de un banco. Desde los que sirven al cliente, como financiamiento, finanzas personales, transferencias y asesoría financiera, hasta los que dan apoyo a operaciones. Hasta ahora se han centrado en tres segmentos: préstamos (38%), pagos (22%) y manejo de fondos personales (11%).


El gran éxito de estas nuevas plataformas financieras es que detrás de ellas están los millennials. Ellos piensan como los futuros usuarios, quienes no quieren entrar en oficinas bancarias a hacer operaciones, así como en la extensión del uso del teléfono móvil como canal de interacción.


A nivel global, el 52% de los clientes de bancos tradicionales opinan que su banco no es divertido, mientras que el 48% dice que sus bancos no conectan emocionalmente con ellos, revela el estudio World Retail Banking Report 2022, elaborado por la empresa de transformación digital Capgemini en conjunto con European Financial Management Association (EFMA).


El reporte indica que 42% de los clientes bancarios encuestados consideran que les falta innovación, y el 45% cree que la banca no se está adaptando al estilo de vida de los consumidores.


En este sentido, las startups financieras están tomando ventaja, en especial entre la población joven y la no bancarizada, pues simplifican los procesos. Quizá por ello, el 75% dijo que se sienten atraídos por los servicios rentables y fluidos de las Fintech, y el 80% las califica como más rápidas, seguras, fáciles de usar y con un costo mucho más accesible.


Los inversores le apuestan cada vez más al sector Fintech


La inversión en el sector Fintech experimentó un crecimiento explosivo en el período 2013-2021, alcanzando la cifra récord de $292 billones de dólares. Solo en 2021, las Fintech en Latinoamérica han sido capaces de levantar $1,900 millones de dólares de venture capital, pues sus productos han sido adoptados rápidamente por millones de usuarios.


En países desarrollados como Estados Unidos, las Fintech todavía tienen un porcentaje pequeño del mercado (11%), pero se calcula que para 2025 crecerá hasta el 20%. Mientras tanto, en los mercados emergentes llegaría al 42%, y tan solo en México sería de 45%. Esto impulsado por la demanda de los jóvenes y su preferencia por el teléfono celular como canal de interacción con su banco.


Desde hace ya algunos años, dentro de los países de América Latina, México ha destacado como un territorio atractivo (después de Brasil) para el desarrollo de empresas que ofrecen productos y servicios Fintech.


Algunas de las razones más importantes de ello son que:


Hay un enorme mercado. Se calcula que 88.2 millones de mexicanos utilizan teléfono celular y, de ellos, más de 90% cuenta con un equipo inteligente para realizar operaciones financieras.


Preferencia por el efectivo y baja inclusión financiera. En México, el dinero en efectivo sigue siendo el principal mecanismo para hacer transacciones. La Encuesta Nacional de Inclusión Financiera del INEGI reveló que en 2021 el 90% de los pagos por hasta $500 pesos, y el 78% de las transacciones por montos superiores, se realizó en efectivo. Además, sólo el 67.8% de los adultos tenía algún producto financiero formal (cuenta de ahorro, crédito, seguro o Afore). Esto significa que hay un área de oportunidad relevante para los nuevos competidores.


La ‘Ley Fintech’, que autoriza, entre otras cosas, sus operaciones. Es importante el papel de los gobiernos y reguladores, que deberían buscar un equilibrio regulando estas entidades y prevenir los riesgos que suponen. Mientras tanto, esa extrema innovación viene bien para que a los veteranos del sistema les dé tiempo para subirse al carro.


Cercanía con Estados Unidos. Lo cual permite que los emprendedores mexicanos tengan una visión más global, y que haya firmas de Venture Capital estadounidenses con presencia en México.


Presencia y apoyo de la Condusef. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros puede respaldar a los clientes en casos de controversia.


Fondos de capital que cada vez invierten más en Fintech (aunque, debido a las condiciones de inflación en México y en los Estados Unidos, los financiamientos podrían ser más costosos).


El boom de las Fintech en México


México, más que otros países, aceleró muchos de estos procesos digitales desde el inicio de la pandemia y nacieron gran cantidad de nuevas Fintech, las cuales permitieron ofrecer productos a través de medios digitales, desde pagos hasta créditos y aperturas de cuenta.


Se estima que el número de Fintechs en México creció 16% en 2021, a 512 startups, según el FinTech Radar 2021, elaborado por Finnovista en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Alianza del Pacífico.


Un aspecto que impulsó específicamente el crecimiento Fintech en el país es que han tenido la oportunidad de captar recursos de fondos de inversión, tanto de capital privado como de venture capital mexicanos y extranjeros.


A ello se suma que, el año pasado, se logró una notoria expansión de las Fintech multinacionales en la región. Más empresas de este tipo llegaron a México provenientes de Brasil, Argentina, Colombia y otros países. A la par, las empresas mexicanas también comenzaron operaciones en otras jurisdicciones.


Tampoco hay que perder de vista que, debido a toda la información de usuarios con la que cuentan las empresas de tecnología más grandes e importantes del mundo, éstas podrían, en cualquier momento y sin ser necesariamente entidades reguladas, formar alianzas con los jugadores tradicionales del mercado, para ofrecer productos financieros de pagos, tarjetas o créditos, más a la medida de los clientes.


En conclusión, el futuro de las Fintech apunta a que tendrán más protagonismo en el sector financiero. Algunos posibles escenarios son que formen alianzas con la banca tradicional, que sean adquiridas por éstas o que las startups terminen por absorber entidades bancarias, como ya está ocurriendo; o quizá también las bigtech se interesen por ellas. Lo que está muy claro que quien no les preste atención quedara cada vez más rezagado en este mercado tan apetecible y con cada vez más competidores.


FUENTE: altonivel.com.mx


Top