¿Por qué las startups no están hablando de sostenibilidad?
Existen muchos mitos sobre la sostenibilidad que pueden estar retrasando su adopción por las startups, señala Estefanía Rubio Zea.
Algunos de ellos asumen que la sostenibilidad no es importante para los inversionistas y distrae el crecimiento del negocio.
Otros, limitan la sostenibilidad a empresas 'de impacto' en vez de entender este tema como crucial para el desarrollo.
Lunes 8 de mayo de 2023

Hoy en día es difícil pensar en una empresa que no hable de sostenibilidad o no la haya incorporado en su negocio. Sin embargo, el ecosistema tech que agrupa a las empresas más innovadoras y vanguardistas, paradójicamente se está quedando atrás en la agenda que está marcando el rumbo de las economías y los mercados hacia el futuro.


En conversaciones con distintos actores de este ecosistema, desde emprendedores y startups en incubación; aceleradoras e incubadoras, inversionistas; hasta las startups que ya se convirtieron en grandes corporaciones, he identificado que existen muchos mitos sobre la sostenibilidad que pueden estar retrasando su adopción por las startups.


1. La sostenibilidad no aplica a las startups


El primer gran mito es pensar que no les aplica porque son muy pequeñas. Si fuera así, no habría en América Latina más de 5,000 pymes que ya están incorporando prácticas de sostenibilidad. A medida que una startup escala, a la misma velocidad irán escalando sus impactos, riesgos y oportunidades asociados a la sostenibilidad; por ello, esperar hasta ser una empresa grande con procesos estructurados para incorporarla será más costoso en recursos, tiempo y esfuerzos. La implementación debe ser gradual, y debe comenzar desde las etapas más tempranas.


2. La sostenibilidad solo es para startups ‘de impacto’


El segundo mito es que la sostenibilidad es un tema nicho que solo aplica a las startups de impacto, y por lo tanto, las demás no tienen que incorporarla. Sin duda, las startups de impacto tienen la responsabilidad de practicar con el ejemplo, porque si fueron creadas con el objetivo de generar impactos positivos, se espera que no solo lo hagan desde lo misional, sino también desde la operación de su negocio.


Sin embargo, esto no quiere decir que el resto de startups no deban tener prácticas de operación sostenibles. Cualquier startup, independiente del sector al que pertenezca o el producto o servicio que ofrezca, debe adoptar modelos y estrategias de negocio éticas, y prácticas de gestión y operación responsables y sostenibles.


3. Las startups no generan impactos ambientales ni sociales


El tercer gran mito es que las startups no generan impactos ambientales ni sociales. Me ha sorprendido en mis conversaciones con emprendedores, mentores e inversionistas la poca conciencia y reconocimiento que existe sobre los impactos que generan las startups en el desarrollo sostenible.


Como no generan impactos tan evidentes como, por ejemplo, las empresas extractivas o las grandes industrias, entonces existe la falsa creencia de que no generan impactos. Las startups, como cualquier empresa tienen empleados, oficinas, proveedores y contratistas; usan energía, tienen clientes, y por lo tanto generan impactos asociados a sus operaciones y relaciones laborales y comerciales. Por ejemplo, el uso de la tecnología implica un alto consumo energético y huella de carbono, el manejo de datos personales puede impactar el derecho a la privacidad de clientes y usuarios, entre otros. De la identificación oportuna de estos impactos y su adecuada gestión dependerá gran parte del éxito del negocio en el mediano y largo plazo.


4. La sostenibilidad es una distracción


Tal vez el mito que más he escuchado con frecuencia es que la sostenibilidad es una distracción al escalamiento del negocio. Si se sigue entendiendo como filantropía y donaciones, o como programas sociales o de siembra de árboles, sin duda será una distracción. Pero la sostenibilidad entendida como un enfoque de negocio, y enmarcada en el core business es todo lo contrario, un impulsor del crecimiento. La sostenibilidad es una ventaja competitiva en un mercado cada vez más exigente, contribuye a conseguir y retener la fidelidad de los clientes y usuarios; atraer y retener el mejor talento, gestionar los riesgos del negocio de manera más integral; promover la innovación, generar eficiencias y aumentar la productividad, facilitar el acceso a capital, entre otros.


5. A los inversionistas no les importa la sostenibilidad


Y asociado al mito anterior, también es común escuchar que a los inversionistas no les interesa la sostenibilidad. 9 de los 10 Fondos de Capital privado más grandes del mundo han asumido ya el compromiso público de integrar la sostenibilidad en sus criterios de inversión. A medida que los inversionistas entienden cómo la sostenibilidad es un determinante para el éxito y continuidad del negocio, más y más están interesándose en los asuntos de sostenibilidad, e incorporándolos dentro de sus evaluaciones y análisis de inversión. Además, la regulación en el mundo avanza también en este sentido, entonces como parte del due diligence están fijándose cada vez más en estos asuntos.


Cualquier startup que quiera seguir siendo relevante en el mediano y largo plazo, deberá ponerse al día en esta agenda y esto requiere comenzar a tumbar los mitos que existen alrededor del tema en este ecosistema. Las discusiones en este sector apenas comienzan y los emprendedores deberán decidir si quieren ser pioneros en estas discusiones y obtener los beneficios que siempre se lleva quienes lideran.


FUENTE:   https://businessinsider.mx/

Top