¿Te sientes atorado? 5 maneras de despejar tu mente y volverte más productivo
La mayoría de nosotros hemos experimentado un bloqueo mental en el momento más inesperado (y menos conveniente). Aquí exploramos las señales que suelen venir con el bloqueo y te damos algunos consejos para deshacerte de él.
Martes 15 de noviembre de 2022

Todo puede fluir un día y atorarse al siguiente. Al hacer mi doctorado, trabajaba de tiempo completo mientras dirigía un negocio y formaba parte de un matrimonio disfuncional. Me había comprometido a cumplir todos mis propósitos sin tener en cuenta el impacto de las presiones en mi vida.


Pero un día, me encontré desenfocada y desinteresada en completar mi trabajo. Me senté frente a la computadora por un rato, pero nada llegó. No podía producir. ¿Te suena familiar? Si es así, has experimentado un bloqueo mental.


Detectar las señales


Me encontraba en medio de mi programa de doctorado con un montón de artículos por escribir y estaba atascada. Duró días. Aunque esa fue la primera vez que experimenté un bloqueo mental, no fue la última.

Me di cuenta de que era propensa a los bloqueos luego de largos períodos de estimulación mental, en medio de un estrés prolongado y en un período altamente creativo. He aquí algunas señales que debes de tener en cuenta:



  • Te sientes frustrado y abrumado.

  • Tratas de avanzar para terminar algo, pero te sientes atascado.

  • Se te dificulta completar cualquier tarea que requiera pensar, definir una estrategia o crear.

  • Tienes problemas para producir algo de alta calidad.

  • Te resulta difícil describir cómo te sientes y lo que te está pasando.


Una de las cosas más complejas al experimentar un bloqueo mental es que no se puede ver, lo que hace que sea difícil de identificar. Además, puede sucederle a cualquiera, varía en duración y puede ocurrir en el momento menos conveniente. Los bloqueos pueden variar de agudos a graves.


Factores contribuyentes


Son varios los factores que pueden contribuir a los bloqueos mentales. Algunos de ellos incluyen:

  1. Agotamiento mental: Como en mi caso, estaba sobrecargando los músculos de mi cerebro día y noche al participar constantemente en actividades creativas. Mi mente se encontraba mentalmente fatigada por un exceso de toma de decisiones. Mi vida estaba estructurada para que todas las decisiones tuvieran que pasar a través de mí y no pudieran ser delegadas. Mi cerebro estaba agotado.

  2. Falta de sueño: De las 24 horas del día, ocho estaban dedicadas a mi trabajo de tiempo completo, seis iban a mi negocio, dos eran para viajar de ida y vuelta y tres se usaban para cocinar, bañarme y pasar tiempo con mi familia y amigos. En promedio, este horario me dejaba con cinco horas cada día para dormir. La cantidad recomendada de sueño por día es de seis a ocho horas. No le estaba dando a mi cerebro el tiempo suficiente para descansar y funcionar correctamente.

  3. Desorganización ambiental: Tu espacio de trabajo debe reflejar la claridad que deseas al trabajar. Cuando mi entorno está en desorden, me es más difícil concentrarme en una tarea. Cuando obtuve mi doctorado, tenía un matrimonio disfuncional. Mi ex esposo era verbalmente abusivo y luchaba contra la adicción a las drogas. A menudo me lanzaba ataques y destruía el departamento. Cuando llegaba a casa, todas las cosas estaban regadas en el piso y fuera de lugar. Tenía que salir de ahí para poder pensar con claridad. Ese fue uno de los factores que contribuyeron a que me mantuviera tan ocupada y fuera de casa el mayor tiempo posible.

  4. Síndrome del impostor: Dudé de mi experiencia y de mis habilidades mientras obtenía mi doctorado. Me sentía como si estuviera en un espacio intermedio con años de experiencia profesional, pero sin saberme experta en mi campo. Esto me llevó a cuestionar mis habilidades y a dudar antes de ponerme a escribir un artículo. Quería que todo lo que presentara fuera perfecto y temía ser juzgada. Entonces, en lugar de crear, me encontraba atascada y tratando de validarme a mí misma.


Superar un bloqueo mental


Una vez que seas capaz de identificar la causa de tus bloqueos mentales, habrás librado la mitad de la batalla. La otra mitad consiste en tomar algunas acciones para superarlo y alcanzar tus objetivos. Aquí hay algunas cosas que te pueden ayudar:

Aumenta tu actividad física: Esta es mi anécdota. Estamos llenos de energía y los bloqueos mentales se crean cuando esa energía se estanca. Tener actividad física de manera regular te ayuda a prevenir y a eliminar los bloqueos. Físicamente, el ejercicio bombea sangre al cerebro, lo que puede ayudarnos a pensar con mayor claridad.


Toma un libro para colorear: Colorear es relajante y hace que la creatividad fluya sin usar mucho poder cerebral. Puede ayudarle a tu menta y a tu cuerpo a relajarse, además de mejorar el funcionamiento del cerebro. Al colorear, se activan varias partes de los hemisferios cerebrales.


Programa tus horas de sueño: Ponerle un horario a tus horas de sueño te ayudará a regular cuántas horas duermes. Al dormir más, tu cerebro tendrá tiempo para relajarse.


Meditar diariamente: La meditación es una herramienta poderosa que puede ayudarnos a eliminar distracciones y pensamientos negativos. Nos ayuda a ponernos en contacto con nuestro subconsciente y a liberar los pensamientos que nos detienen. También produce paz dentro de nosotros, lo que nos ayuda a ganar claridad en cualquier situación.


Aprovecha la música: La música puede servir como una forma de terapia para ayudarnos a procesar las emociones y actuar como un agente calmante. Escuchar música también tiene efectos increíblemente positivos en nuestro cerebro.


Lo más importante que debes recordar cuando te sientes bloqueado es que se vale alejarse de eso en lo que estás trabajando. Tómate un tiempo para relajarte y cambiar tu enfoque. Después de todo, continuar trabajando solo te frustrará, lo que nunca es útil. En su lugar, date un momento para probar algunas de las sugerencias anteriores.


FUENTE:   https://www.entrepreneur.com/

Top